Publication:

Dinero y Empleo - 2021-02-07

Data:

Dolfie Paradise se abre hueco en la ‘slow fashion’ desde Málaga

DINERO Y EMPLEO

EUGENIO CABEZAS

Al igual que ocurre en el mundo gastronómico con la ‘slow food’, también en la moda existe la ‘slow fashion’, que propugna el uso de materias primas recicladas y sostenibles, apostando por una producción controlada, sin grandes ‘stocks’ ni deslocalizaciones en el proceso de fabricación en terceros países, que rebajan los precios a costa de mano de una obra barata. En este tren es en el que llevan subidos 14 años Bárbara Assis, nacida en Brasil, de 34 años, pero afincada en Málaga, y su pareja, Adolfo Lendoyro, malagueño de 44. En 2007, «poco antes de la anterior crisis económica», recuerda ella, montaron Dolfie Paradise, una firma especializada en calzado de diseño tipo ‘casual’. Durante un tiempo tuvieron también una línea de ropa, pero la dejaron para especializarse en el calzado unisex, un segmento en el que ambos se formaron haciendo un máster en el museo dedicado a este arte en la localidad alicantina de Elda. Se conocieron estudiando moda en Madrid. «Al principio nos costó mucho, porque llegó la crisis y tuvimos problemas para dar con fabricantes de confianza, tuvimos varios en España y al final nos quedamos con unos talleres de Guimarães, en Portugal», detalla De Assis. La materia prima de sus diseños incluye plásticos reciclados extraídos del mar Mediterráneo, que les proporciona una empresa de Valencia, algodón orgánico, pieles naturales y nuevas fibras textiles como el cáñamo, «que es mucho más sostenible que el algodón», apunta la empresaria. «Son materiales que resultan un 30% más caros, de media, de ahí que nuestros productos sean de alta calidad, orgánicos, innovadores y afectan lo mínimo posible al medio ambiente», destaca De Assis. De media, tienen unos 40 modelos en el mercado, ya que diseñan una decena de referencias y los confeccionan en cuatro colores diferentes. Los precios de los productos van desde los 130 a los 270 euros por cada par de zapatos, teniendo piezas desde niños hasta adultos. Con la irrupción de la crisis del coronavirus en marzo de 2020, tuvieron que reinventarse, ya que muchos de los puntos de venta que tenían en España, Francia e Italia se están viendo afectados por los cierres perimetrales y de negocios no esenciales como el comercio de proximidad. Por ello, han volcado sus esfuerzos en la tienda ‘on line’, que ya les supone el 35% de la facturación total. El año pasado, a pesar de las dificultades derivadas del Covid-19, consiguieron cerrarlo con una facturación muy similar a la de 2019, con unos 550.000 euros. «A los pocos años de empezar, entre 2010 y 2014, conseguimos llegar a estar en 14 países, gracias a unos distribuidores franceses, pero la situación nos superó, tuvimos problemas para atender a todos los pedidos y nos vimos obligados a parar y replantear nuestro modelo de negocio», cuenta De Assis. Así, desde hace ya más de un lustro han optado por centrarse en el mercado nacional y en países cercanos como Francia e Italia. «Cada vez más hay más gente concienciada de la procedencia de la moda, de cómo se fabrica y con qué materiales, en qué condiciones, y que rechaza esa ‘fast fashion’ de las grandes cadenas», sostiene la empresaria. No obstante, Bárbara De Assis advierte de que, paralelamente, también hay mucha «falsa ‘slow fashion’», firmas que intentan vender como ecológico o sostenible productos que en realidad no lo son. «Son muchas marcas las que se están subiendo a este carro sin cumplir realmente los objetivos de la sostenibilidad. Se está haciendo ‘greenwashing’, algo que revela falta de ética», sostiene De Assis, quien anima al cliente a que «no se deje engañar y que investigue la realidad sostenible de la compañía», insiste. Otra de las facetas destacadas de Dolfie Paradise, que tiene actualmente su sede en Marbella y cuenta con dos empleadas para administración y márketing, es su compromiso con las causas sociales. Con el ‘stock’ sobrante de cada campaña realizan donaciones a ONGs como Cruz Roja. La pasada Navidad entregaron 500 pares de zapatos a esta entidad en su campaña ‘Pequeños pasos’, a través de la cual se hicieron regalos de Reyes a las familias sin recursos.

Images:

© PressReader. All rights reserved.