Publication:

Runner's World (Spain) - 2021-06-25

Data:

¿DEBO CORRER SI ESTOY ENFERMO?

RUTINA WARM-UPS

NO SABER si estás en condiciones de correr o si es mejor que lo dejes para otro día es un dilema frecuente entre los runners. La respuesta depende de lo mal que te encuentres y de los síntomas. Si sufres un resfriado leve, lo más probable es que salir a correr no suponga un problema. Incluso, puede hacer que te sientas un poco mejor, ya que aliviará la congestión nasal. En cambio, una sinusitis hará que te encuentres sin fuerzas y mareado. Lo mejor es la sensatez. Estas son algunas situaciones en las que debes quedarte en casa. Si tienes fiebre alta, escalofríos o dolores musculares. Dificultades para respirar. Temblores al caminar. Sientes mareos o vértigo. Pulso en reposo más alto de lo habitual. Deshidratación. No has comido lo suficiente. Tos o sibilancias. Te sientes demasiado cansado. Mientras estás enfermo, el sistema inmunológico libra una batalla para combatir la infección. Es como si ya estuviera realizando su propia sesión de entrenamiento y no necesita que lo estreses más saliendo a correr. Cuando tienes fiebre o estás deshidratado, la frecuencia cardiaca se eleva por encima de lo normal. Si contribuimos a que siga subiendo, haciendo ejercicios de alta intensidad, acabarás sintiéndote sin fuerzas, mareado o incluso el corazón tendrá que trabajar a un ritmo potencialmente dañino. Por lo general, es mejor que descanses un día más. Si decides salir, las mejoras a nivel físico que puedas obtener serán insignificantes, y tal vez lo único que consigas es que tardes más tiempo en mejorar. Así que realiza ejercicios suaves o tómate un día de descanso. Pero si finalmente sales a correr cuando no estás en plena forma, tómatelo con calma y presta atención a cómo te sientes.

Images:

© PressReader. All rights reserved.