Publication:

Runner's World (Spain) - 2021-06-25

Data:

18 viajes inolvidables PARAÍSOS para CORRER

RUTINA WARM-UPS

Por LOLA LÓPEZ

18 viajes inolvidables PARAÍSOS para CORRER 1 | MONT BLANC (FRANCIA) Ida Sophie Hegemann La atleta de The North Face tiene difícil quedarse con un único espacio donde correr. “Hay dos parajes que ocupan un lugar especial en mi corazón, ambos pertenecientes a los Alpes. El maratón del Mont Blanc en Chamonix fue uno de los dos más espectaculares para mí. Es el lugar más hermoso en el que he estado. Recuerdo especialmente el paisaje montañoso, el encanto del pueblo, los glaciares, todas las flores y el sinfín de senderos. El otro lugar más espectacular fue una etapa durante la Transalpine Run 2019. Fue en el sexto día desde Samnaun a Scuol, en Suiza. Esta zona tiene lagos de montaña de un azul intenso, terreno técnico, campos y bosques verdes, pedregales, hermosas cabañas… Estoy deseando volver y esta vez correría con zapatillas con placa de carbono, las Flight Vectiv y las Endurance de The North Face. 2 | LANZAROTE Eneko Llanos “El lugar donde más he disfrutado corriendo y de sus paisajes es en Lanzarote. La belleza de esta isla del archipiélago canario es especial. Existe un contraste asombroso entre el azul del mar y los colores de la tierra y la lava. Me impactan la tranquilidad y la paz que se siente, y el poder escuchar solo el sonido del viento. Me encanta entrenar aquí la temporada de triatlón. La experiencia siempre es agradable al tener esa sensación de desconexión del mundo y al mismo tiempo de conexión total con la tierra y la naturaleza. No hay nada mejor que nadar en su mar, ponerme mis Hoka Challenger ATR, y correr por sus parajes. 3 | DESIERTO DE MARRUECOS Paula Fernández-Ochoa La embajadora de Skechers y creadora de su propia marca, VivircorRiendo, lo tiene claro: “El desierto de Marruecos es uno de los lugares más mágicos en los que he corrido. El silencio del desierto te sobrecoge, así como la sensación de infinito y de correr sin parecer que avanzas. Son muchos kilómetros de arena y soledad que te hacen (re)conectar contigo mismo y admirar la grandeza de la naturaleza. Fui expresamente a participar en la Desert Run, que transcurre entre Marruecos y Argelia, en tres etapas. 100% recomendable. Y la experiencia fue tan buena que la repetí a los dos años. Y volvería a hacerlo”. 4 | CARROS DE FOC (CATALUÑA) Andreu Simon El campeón de España de trail running en 2020 y atleta de Buff disfruta con una ruta muy especial: “La ruta Carros de Foc en el Parc Nacional d’Aigüestortes i l’Estany de Sant Maurici, en Cataluña, es uno de mis lugares más especiales. Es una ruta circular que enlaza nueve refugios de montaña con una altura mínima de 2.400 m. La ruta suma un total unos 65 km y 9.200 m de desnivel acumulado. Es difícil describir con palabras un terreno de alta montaña como ese. Es de una riqueza visual inigualable. Allí pude establecer un nuevo récord del recorrido Carros de Foc y eso hace aún más inolvidable este lugar”. 5 | FORMENTERA (BALEARES) Gina Julià “Aunque parezca raro para una corredora de montaña, donde más me impacta correr es en las islas”, asegura la atleta de Columbia. Me sorprende el hecho de estar en un mismo día en la montaña en terreno trail y pasar en horas a tocar el mar y pisar la arena de playa. Es espectacular… Aluciné con la variedad de paisajes en las ilsas isla: verdes selváticos, áridos, rocoso, escarpados... Flipé con los acantilados y senderos junto al mar, los bosques en el interior y lo técnico que es el terreno de piedras (casi lunar). He hecho varias ultras en Canarias, y en Baleares encontré la AllRound Formentera, ¡una carrera que da la vuelta a la isla! Desde entonces repito casi cada año con mis Columbia FKT Trans Alp que no fallan en ningún terreno. 6 | KIRGUISTÁN Pepín Román “Soy especialista en actividades de aventura relacionadas con la montaña, y hace pocas semanas estuvimos de nuevo en Kirguistán, explorando algunas de sus montañas de alrededor de 4.500 m con esquís en una cordillera fronteriza entre este precioso país y China, comenta el deportista de Helly Hansen. “Para llegar a ellas hay que recorrer un inmenso altiplano a más de 4.000 m por una larga pista de tierra utilizada para la minería. Este paisaje nos recordaba paisajes de otro altiplano del que hemos disfrutado también mucho en búsqueda de montañas, el de Bolivia. Cada día recorríamos este increíble paisaje antes de calzarnos los esquís y adentrarnos en los glaciares. Una vez aclimatados, aunque en esta época no es lo habitual para mí, aprovechábamos para hacer parte corriendo y mejorar nuestra forma con vista a nuestras siguientes actividades y no solo centrarlo en el esquí...”. 7 | ITEN (KENIA) Lidia Campo A la atleta de pista le encanta cambiar el tartán por la naturaleza más salvaje cuando se concentra para entrenar en altitud. “Lo que más me impactó de Iten, en Kenia, es cómo viven allí el correr. Es increíble la cantidad de gente que ves corriendo y cuánta calidad. Aquello es otro mundo... con niños descalzos que se ponen a correr a tu lado y con una sonrisa de oreja a oreja. Fue una experiencia única la que viví y sentí en noviembre y diciembre pasados. Estoy deseando poder volver y enfundarme mis Hoka Carbon X. 8 | CHACALTAYA (BOLIVIA) Ragna Debats La ultra-trailrunner de Merrell y su pareja, Pere Aurell, comparten un proyecto de vida llamado Rolling Mountains que les lleva a recorrer en familia las montañas más remotas del mundo, y grabar sus vivencias. “En Bolivia, en el año 2020, corrí una carrera en mucha altura (entre 4.600 y 5.421 m) llamada Snowrunning Chacaltaya. ¡Fue increíble! Creo que no existen muchas carreras parecidas. El paisaje y el clima me impactaron muchísimo. Dos semanas antes de la carrera fuimos a reconocer el terreno y no podía ni correr por la altura, pero el día de la carrera me encontré bien y gané, al igual que Pere. ¡Me había adaptado a la altura! 9 | NEPAL Aritz Egea “Hay muchos lugares que me han sorprendido, pero Nepal me impresionó en especial”, nos cuenta el trailrunner vasco de Salomon. “Fui a este lugar tan especial porque era la final de la Golden Trail World Series, en 2019. Lo que más me impactó fue lo inhóspito del lugar. Fue una experiencia muy dura, porque correr a esa altura se nota muchísimo, pero todo compensa si mientras corres estás viendo los Annapurnas en medio del Himalaya. Eso es brutal. Si no vas bien equipado a estas altitudes, te la puedes jugar. En esa ocasión llevaba las zapatillas Salomon Sense 8. 10 | LAGUNA DEL CAMPILLO (MADRID) José España “He tenido la suerte de poder correr y recorrer muchas zonas del mundo y, sin embargo, si he de elegir me quedo sin duda con lo cercano, y más después de los meses que hemos pasado sin poder salir de casa o de tu ciudad”, comenta el atleta de Skechers. “Estos lugares son la laguna del Soto de las Juntas y la laguna del Campillo (Rivas Vaciamadrid). Es una suerte poder observar de cerca el paso de las estaciones, escuchar el canto de las aves, cruzarme con zorros, conejos y culebras, y ver las telarañas que unen las plantas de la zona. Y todo esto a 3 km de mi casa. Me siento un privilegiado por poder escuchar la naturaleza y perderme con mis compañeras de fatigas, las zapatillas Skechers Go Run Forza 4, por los caminos de esta laguna natural que se forma en la desembocadura del río Manzanares en el río Jarama. 11 | MONTE EVANS (COLORADO, EEUU) Eli Gordón “El Monte Evans está en las Montañas Rocosas de Colorado, en EEUU. Y es, como poco, sorprendente. Sus paisajes son increíbles, a una impactante altitud de 4.348 m. Estuve allí durante dos semanas preparando el maratón de Pikes Peak en la edición de 2019, y llegué a recorrer un desnivel positivo de 2.382 m”, comenta la integrante del equipo de trailrunners de Salomon. “Tengo muy buen recuerdo de ese viaje, aunque fue una carrera muy sufrida desde los primeros kilómetros. Llegué incluso a pensar en retirarme, porque ni las piernas ni la cabeza querían seguir adelante, pero no podía rendirme después de haber tenido la oportunidad de estar ahí. Fue una experiencia inolvidable que ojalá pueda repetir”. 12 | BRONCHALES (TERUEL) Toni Abadía El campeón de España de 5.000 m, 10.000 m y cross se queda en su tierra. “Me encanta correr en el monte de Bronchales, en la comarca de la sierra de Albarracín, en Teruel. Se encuentra a 1.727 m y te lleva a la fuente de El Canto. Este es un recorrido de 7 km en el que puedes correr por una carretera comarcal o por una senda paralela. Si eres de los que le gusta subir y bajar y los lugares fríos, este es tu sitio. Lo que más me impacta de este lugar es el silencio. Escuchas tu respiración, incluso la de la fauna que habita, y sientes esa soledad e introspección que es como trazar un plan perfecto contigo mismo. Es una experiencia muy bonita. Siempre es cierto que la dureza hace que acabes cogiendo agujetas y tengas la sensación de que simplemente pasear ya supone un entrenamiento. Cuando vas con más gente a disfrutar del paisaje se produce un silencio que solo las pisadas pueden romper. A veces hasta el GPS se queda en silencio. Es el templo perfecto para preparar los objetivos fuertes del año, como campeonatos de España o mínimas, o simplemente para centrarte en recuperar lo mejor posible para la siguiente sesión sin tener otra preocupación. La equipación que llevo son mis Adidas Solarboost 3, ideales para todo tipo de entrenamientos. 13 | MONTE CERVINO (ITALIA) Daniel Mateo “El punto más espectacular donde he corrido ha sido a los pies del Monte Cervino, comenta el atleta del CD Nike Running. Estaba allí con mi hermano y unos amigos y les acompañé en su expedición a la cima del Cervino. Lo que más me impactó fue lo grandioso del lugar. Hacía fotos constantemente para enseñárselas a mi gente y nunca acababa conforme porque era imposible mostrar la grandiosidad y la belleza de la montaña. Fue una experiencia maravillosa y única en la que me di cuenta de la dureza de los retos de montaña. Para la ocasión llevaba unas Nike Vomero, ya que me encantan por su versatilidad. 14 | KARLOVY VARY (CHEQUIA) Anna Godoy “He corrido en sitios muy bonitos y espectaculares, pero sin duda el que más me gustó por la belleza de su ciudad y por la dureza del circuito en la competición, fue Karlovy Vary, una pequeña ciudad con una arquitectura muy interesante y plagada de fuentes termales”, comenta la integrante del equipo español de triatlón Anna Godoy, que tiene pasaporte para disputar este verano sus primeros Juegos Olímpicos en Tokio. “Aquí he competido dos veces. La primera fue una de mis primeras copas del mundo en triatlón de distancia olímpica. Y la segunda vez fue el año pasado, pero por el ritmo que llevábamos en la bicicleta y su dureza no pude correr por fuertes calambres en las piernas y me tuve que retirar”, dice la embajadora de las gafas deportivas Oakley. 15 | CERDAÑA (FRANCIA) Aleix Alexandre “Vivir en la ciudad es un hándicap para los que nos gusta recorrer montañas, ya sea andando, corriendo o esquiando”, dice Alei x, el tres veces ganador de la Copa del Rey de Vela. “La zona de las Bouillouses, Carlit, Perics, Lac d’Aude… en los Pirineos es uno de mis rincones preferidos para las tiradas largas al arrancar con poco desnivel bordeando el lago de la Bollosa, y subir progresivamente hacia el Estany del Esparver. Este es un buen calentamiento para luego afrontar la subida a los dos Peric. Puede que no sea un sitio espectacular, pero el hecho de recorrer esa zona poco transitada y con apenas gente, me permite reconectar con la naturaleza, las montañas y hacer una buena recarga de pilas. Disfruto, una vez terminada la ruta, hidratándome, tomando un puñado de pistachos americanos y descansando plantando la hamaca en algún árbol”, comenta el embajador de Helly Hansen. 16 | SERRA DE TRAMUNTANA (BALEARES) Tòfol Castanyer “Es imposible decir cuál es el lugar más impresionante donde he corrido. Los últimos 20 años me he emocionado, he competido, triunfado, perdido, disfrutado en tantas montañas espectaculares y diferentes que es imposible elegir. Pero voy a tirar para casa con la Serra de Tramuntana”, dice el corredor mallorquín. “En ella hice mi último reto deportivo: los 54 Miles Non Stop. Siempre he corrido por estas montañas, pero subirlas todas, las 54 que superan los 1.000 m, y sin parar en 29:49 h fue realmente espectacular y emocionante, una experiencia brutal, dura y larga, pero terriblemente enriquecedora y profunda. Para llevarla a cabo varié de calzado: empecé con Slab Ultra, pero también las Sonic Ra, ambas de Salomon. Este reto, que nunca nadie había hecho, se ha convertido en un proyecto educativo, pues es la base de mis charlas de Esport y Valors del Consell de Mallorca en las escuelas de las islas”. 17 | LAGO ANNECY (FRANCIA) Sergio Baxter “El lago Annecy tiene el agua más limpia, natural y pura de todos los lagos en Europa”, cuenta el triatleta murciano, campeón del mundo de duatlón y embajador de Oakley. “Me encontraba allí justo antes de la cuarentena por la COVID-19, con mi padre. Nos hicimos una escapada en autocaravana por Europa y me impactó el paisaje de los alrededores del lago. Las montañas lo rodeaban por todas partes y, como es típico de los Alpes, llegan prácticamente a sus aguas. También me sobrecogió el color turquesa del agua, con la mezcla del azul del cielo y el verde de las montañas. Correr me apasiona y fue una experiencia increíble hacerlo alrededor de un lago tan grande y bonito acompañado de esas vistas impresionantes. Además, me salió un entrenamiento genial”. 18 | CANFRANC (HUESCA) Luis Alberto Hernando “Un lugar que nunca ha dejado de impactarme es Canfranc”, dice el burgalés triple campeón del mundo de trail y atleta de Adidas Terrex. “Tras correr miles de kilómetros por senderos de todo el planeta, todavía recuerdo la sensación de mi primer maratón de montaña, la Canfranc-Canfranc. Llegué con el tiempo justo para bajar del coche y salir, y recuerdo lo mucho que me impactó la estación, aquel majestuoso edificio más propio del centro de París que de un pueblo de 500 habitantes. En menos de tres minutos estaba rodeado de un bosque infinito, sombrío pero lleno de color, donde apetecía parar y escuchar los pájaros en vez de correr sin aliento. Fue una experiencia tan increíble como dura. Llegue a meta literalmente roto, pero supe que volvería al Paseo de los Melancólicos. Y así ha sido, cientos de veces.

Images:

© PressReader. All rights reserved.